Siempre te recordaremos

 

El cúmulo abierto M41

Publicado el 17 diciembre, 2011 por bitacoradegalileo

Situado muy cerca en nuestra línea visual de la brillante estrella Sirio, la más notable de todo el cielo nocturno, aunque en realidad mucho más alejado, y en la destacada Constelación de Canis Major, M41 es un precioso cúmulo abierto fácil de localizar y de admirar, que está compuesto por estrellas de distintos colores y que nos enamorará a primera vista, como si fuera un flechazo. Eso, al menos, me ocurrió a mí.

Los cúmulos abiertos, también llamados cúmulos galácticos por situarse con frecuencia en el plano de la Vía Láctea, nuestra galaxia, son agrupaciones de estrellas cuyo número oscila entre una decena y varios miles, ligadas entre sí por fuerzas gravitacionales (aunque con menos fuerza que en los cúmulos globulares) y que se han originado a partir de una misma nube molecular, que en muchas ocasiones ya ha desaparecido por completo. El más famoso de todos es el de Las Pléyades (imagen izquierda), situado en la Constelación de Tauro, aunque también son notables El Pesebre en Cáncer, el Joyero en la Cruz del Sur o el Cúmulo de Ptolomeo en la Constelación de Escorpio, entre otros muchos, además de nuestro M41. Estos grupos de estrellas están condenados a separarse, por la fuerza de marea que ejerce sobre ellos el centro galáctico.

La Constelación de Canis Major, que es donde podemos encontrar a M41, es una de las más notables del cielo, pues en ella podemos encontrar a nada más o nada menos que a la estrella más brillante de todo el cielo nocturno y a la mayor que se conoce, Sirio y VY Canis Majoris, respectivamente. En efecto, Sirio ocupa el primer lugar en el ranking de brillo entre todas las estrellas, y sólo es superada por algunos planetas, la Luna y el Sol. Su aspecto, soberbio, le hace destacar en el cielo del invierno boreal muy por encima de todas las demás estrellas de la región. VY Canis Majoris, por su parte, es la mayor estrella que conocemos, pues su diámetro ronda unas 2.000 veces el de nuestro Sol. Comparar VY Canis Major con el Sol es como comparar la ciudad de Madrid con una pequeña población de 1.800 habitantes. También merecen ser citados las nebulosas de El Casco de Thor y la de la Gaviota, así como nuestro cúmulo, M41, entre otros interesantes objetos.

El intenso brillo de la estrella Sirio facilita enormemente su localización, y con ella la de toda la constelación. Además, la lejanía de la eclíptica (la línea por la que transcurren el Sol, la Luna y todos los planetas) hace que por la región no aparezca ningún planeta que nos pudiera confundir. No obstante, hay un método infalible, y es partir de las tres estrellas que forman el famosísimo Cinturón de Orión (Las Tres Marías o Los Tres Reyes Magos) y prolongar la imaginaria línea que las une hacia el sureste, hasta encontrar a Sirio.

Una vez localizada Sirio, sólo tendremos que desplazarnos 4º hacia el sur para encontrar a M41 en el centro de nuestro ocular, sin tener que mover prácticamente el eje de ascensión recta. En cielos oscuros exentos de contaminación lumínica (y de la otra), noches apacibles sin alteraciones atmosféricas y, por supuesto, ausencia de Luna, incluso sin ayuda óptica se podrá observar una tenue mancha de aspecto nuboso al sur de Sirio. Es M41.

Se ha dicho que este cúmulo ya fue observado por el filósofo griego Aristóteles en el año 325 antes de Cristo, lo que convertiría a M41 en el objeto más tenue de cuantos fueron observados en la Antigüedad. Pero El Estagirita lo que anotó fue una mancha similar a la cola de los cometas que muy bien pudiera ser, simplemente, una porción de la Vía Láctea, que cruza esta constelación por el nordeste. Además, Aristóteles sitúa al objeto cerca de la estrella Wezen (? CMa), y no de Sirio como es en realidad.

Debemos atribuir, por tanto, el descubrimiento de M41 al astrónomo siciliano Giovanni Battista Hodierna, alumno de la escuela galileana, quien en De Admirandis Coeli Characteribus, publicada en Palermo en 1.654, nos ofrece la primera obra en la que se catalogan de forma sistemática los objetos celestes no estelares, M41 entre ellos.

Con posterioridad, y aunque de forma independiente, John Flamsteed y Guillaume Le Gentil también nos informan de él, y Messier lo incluyó en su famoso catálogo el 16 de enero de 1.765, más de cien años después de la publicación de Hodierna, aunque parece ser que Messier no conocía los trabajos del siciliano.

Como puede leerse, el astrónomo lorenés lo sitúa al sur de Sirio, pero afirma que no es más que un cúmulo de pequeñas estrellas, sin nubosidad, como parece intuirse con instrumentos modestos. Messier no cuantifica el tamaño del cúmulo, pero sí su declinación, que la cifra, acertadamente, en algo más de 20º sur (él anotaba norte y sur con las letras B y A, que significan boreal y austral, respectivamente).

M41 resulta ser un objeto bastante agradecido con los observadores amateurs, pues es amplio y brillante, y por tanto fácil de localizar y fotografiar, o simplemente gozar de su contemplación. Unos simples binoculares bastarán para ello, y si se usa el telescopio, no hay que aplicar demasiados aumentos, a no ser que lo que se pretenda sea resolver algunas de las estrellas dobles que contiene. Su magnitud aparente es de +4.5.

Sus estrellas, entre 100 y 150, se distribuyen de manera bastante uniforme y regular. Fotografías con no demasiado tiempo de exposición ya mostrarán cerca de un centenar de sus componentes, como la que precede, que sólo tiene 13 segundos. La gigante azul que aparece en la esquina inferior izquierda es 12CMa, y no pertenece al cúmulo, pues se encuentra mucho más cerca de nosotros. No ofrece, en cambio, ninguna figura que sugiera un sobrenombre para el cúmulo, como sí ocurre, por ejemplo, con M6, el Cúmulo de la Mariposa, en la Constelación de Escorpio, que aparece en la imagen de la derecha. Quizás ésta sea la razón de que M41 carezca de un nombre propio.

Ya apunté arriba que se trata de un objeto bastante amplio. En efecto, M41 ocupa en el cielo un tamaño aparente de 38 minutos de arco, superior al de la Luna llena. Como la distancia a la que se sitúa se cifra en algo más de 2.300 años-luz, resulta que su tamaño real ronda los 25 años-luz de diámetro. La gigante azul 12CMa, de la que también hemos hablado, está a 1.100 años-luz, es decir, a menos de la mitad de distancia. Es una estrella de 6ª magnitud y tipo espectral B7III.

La edad de M41 se ha estimado entre 190 y 240 millones de años, según las fuentes, bastante más joven que M44, el Pesebre, que tiene unos 730 millones de años. En todo caso, es mucho más viejo que Las Pléyades (100 millones de años), lo que se traduce en la ausencia de nubosidad, como sí aparece en M45, y en la presencia de varias estrellas que han evolucionado a gigantes rojas o anaranjadas, la más brillante de ellas, HD 49091, con magnitud visual de +6.9, se sitúa bastante cerca del centro y es unas 700 veces más luminosa que el Sol. Tiene un tipo espectral K3III. Otras cuatro estrellas blanco-azuladas, de tipo espectral B, también son muy luminosas. Todas ellas, junto con el resto de las estrellas del cúmulo, se alejan de nosotros a una velocidad de 34 kilómetros por segundo.

Un cúmulo, en fin, irrenunciable. Un regalo para cuerpo y espíritu, un objeto del que hay que disfrutar para aplacar el frío del invierno boreal o acompañar las cálidas veladas del Sur… y cuando lo enseñe a los amigos, no se pierda la cara de cada uno de ellos al separarse del ocular, porque estará viendo el espejo de la placidez y la belleza.

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

Ir al Índice Temático.

Hay 14 respuestas para "El cúmulo abierto M41"

.. Qué cúmulo tan impresionante, precioso lleno de estrellas formando unas imágenes de gran belleza, de gran poder, parece que como sí fuera la primera vez que veo estrellas tan llamativas, brillantes y es verdad que nos enamorará a primera vista………
El Universo es estrellas / las estrellas son el Universo……
Son muy bonitas esas gotas de nieve, felices fiestas.
Un gran saludo.

Un flechazo, Tarek, es lo que se siente cuando uno conoce a M41, ¿verdad?. Felicidades también para usted, y para esa gran familia de astrónomos. Saludos cordiales.

precioso articulo como siempre ,unas fotos espectaculares,no le falta detalle…

que la luz de los cumulos y de las estrellas que tu investigas y compartes con nosotros , te ilumine a ti y a tu familia.felices fiestas .besitossssss

Muchas felicidades también para ti y para todos los tuyos, mi querida amiga. Un besito.

Es realmente impresionante este hermoso cumulo de estrellas, el dia que apunte mi pequeño telescopio hacia este cumulo quede impresionado, primero por que estaba utilizando mi telescopio sin montura y ustedes sabran lo dificil que es localizar algo asi en el cielo, en un momento que me enfoque y di con este precioso connjunto de estrellas no queria dejar de verlo, lastima que el temblor de mis manos hacia que lo perdiera frecuentemente; ahora solo me queda la imagen en mi mente ya que por elmomento no cuento con telescopio para volver a verlo… saludosssss

Procúrese unos binoculares y podrá volver a gozar de su visión, amigo Ángel. M41 es fácil de localizar, sobre todo en esta época en la que Sirio alcanza su tránsito a horas más tempranas, y sólo con bajar los prismáticos un poquito ya lo tendrá a la vista. Recuerde, sólo son 4º. Los tres dedos centrales de la mano, unidos, con el brazo extendido, ocupan unos 5º, dicho sea como referencia. Un abrazo.

Hola Amigo Galileo,

El cielo del invierno es espectacular, aunque no siempre tenemos la suerte de disfrutarlos.

No he tenido el gusto de ver M41 pero por la descripción y la foto debe de ser maravilloso, aun así cuando el catarro se cure lo veré.

Gracias por la nieve. Y que seamos Felices todos los días del Año.

El más espectacular, con la ventaja añadida de que las noches son las más largas. Claro, está el inconveniente del frío y la lluvia. Por eso, amiga Cari, tienes que cuidarte mucho. Que tengas un 2.012 muy feliz. Muchos besos.

Amigo galileo, q articulo mas bonito, tienes toda la razon del mundo m41 y las pleyades te enamoran a primera vista; y junto con Orion es un espectaculo dificil de olvidar. el cielo de invierno es impresionante, sobre todo en estas fechas q desde muy temprano se puede contemplar orion, las pleyades, sirio…merece la pena pasar frio solo por verlas. te puedo asegurar q en estas fechas no me cuesta ningun trabajo sacar la basura a las 10 de la noche, pq voy todo el camino mirando al cielo, y luego me quedo un rato contemplando el espectaculo. gracias por ayudarme a enamorame del firmamento…nunca en mi vida me imagine q esto iba a ocurrir, eres un gran amigo. besos gali

Qué alegría me da leerte esas palabras, Nat. Creo que pocas personas como tú, que vienes «del otro lado», para valorar y comprender la belleza del cielo. Me refiero a los temores que tenías, y que hoy ya están olvidados y superados, felizmente. Muchos besos para ti y un gran abrazo para mi compadre. ¡Y Feliz Año Nuevo!.

Primeramente felicitarlo por tan buen articulo. Hacía tiempo que no me daba una vuelta por aqui.. a mi en lo personal me encantan las estrellas de invierno. de modo que podemos ver el cumulo incluso sin ayuda de telescopios..
el parrafo final me ha encantado pues eso es precisamente lo que ocurre, uno se enamora de tan maravillosos espectaculo invernal.
saludos…

Siempre es bienvenido, amigo Sirius. El cúmulo puede verlo, sí, pero sólo si se aleja lo máximo posible de las luces de la civilización y en ausencia de Luna. Mejor aún, procúrese un emplazamiento en altitud, en la montaña, para evitar las capas más bajas de la atmósfera. Se mostrará entonces como una tenue mancha blanquecina.
Muchas gracias, y un saludo cordial.

exelente, me gusto

[…] Cúmulo abierto M41, el cual está compuesto por estrellas azules y rojas. Foto tomada de Bitácora de Galileo. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe

?
marcianito
250px-Galileo.arp.300pix