Siempre te recordaremos

 

Venus en las Pléyades

Publicado el 30 marzo, 2012 por bitacoradegalileo

A excepción de la Luna, Venus, El Lucero del Alba, es el astro más brillante de la noche. Cuando adopta la suficiente separación angular del Sol, visto desde nuestro planeta, es una magnífica visión en los cielos del crepúsculo, particularmente cuando coincide en la misma región con otros astros, ofreciéndonos entonces espectaculares paisajes celestes, a los que más bien cabría calificar de celestiales, tal es su belleza.

La referida separación angular del Sol (que los astrónomos llaman elongación), precisamente, ha alcanzado su máximo en estos días (escribo durante los últimos días de marzo de 2012), cuando en el momento del ocaso de la estrella, Venus aún presenta una altitud superior a los 44º sobre el horizonte del oeste, más que suficiente para admirarlo con tiempo y detenimiento. En los días sucesivos conservará unas excelentes condiciones de observación.

Además, la presencia de Júpiter en la región ha permitido que durante todo el mes de marzo haya sido posible su avistamiento con pocos grados de separación entre ambos planetas, hasta culminar en la preciosa conjunción de los días 12 y 13, que los acercó a sólo 3º uno del otro, y que recogió la fotografía de Marek Nikoden, desde la localidad de Szubin (Polonia). La hija del fotógrafo aparece entre los dos planetas en la imagen. Hay que anotar que Júpiter es el siguiente astro más notable de la noche, el que sigue a Venus en el orden de brillo.

Por si fuera poco, la presencia de la Luna nos ha permitido reunir en una sola imagen a los tres astros más brillantes del cielo nocturno, hasta en un par de ocasiones, los días 26 de los meses de febrero y de marzo. Sólo el Sol brilla más que estos tres cuerpos. La Luna, recién nacida, nos ha mostrado las dos veces su luz cenicienta, es decir, el reflejo de la Tierra llena sobre la superficie oscura del satélite, como nos explicó Leonardo da Vinci, aunque yo no pude captarlo en esta imagen.

Ahora, Júpiter pierde altitud cada día, en el momento del anochecer, y se encamina a posiciones en los que no será visible durante un tiempo, por su proximidad con el Sol, en compañía de los cuatro satélites descubiertos por Galileo Galilei, hasta que en el próximo otoño reaparezca por el cielo del este, ya en la Constelación de Tauro, aunque será posible avistarlo en la madrugada mucho antes, pues en julio protagonizará otra conjunción con Venus, esta vez en el este. En la fotografía, de arriba abajo, Calisto, Ganímedes, Júpiter en el centro, y debajo del planeta aparecen Io y por fin Europa.

Pero el progresivo alejamiento de la región del gigante joviano y su próxima desaparición del escenario no supone el final del espectáculo, pues enseguida asistiremos al más bello, en mi opinión, de todos ellos: La cita de Venus con las famosas Pléyades.

Las Pléyades, clasificadas en el Catálogo Messier como M45, conocidas popularmente como Las Siete Cabritas y también como Las Siete Hermanas, es un cúmulo abierto (o cúmulo galáctico) compuesto por unas 500 estrellas jóvenes y calientes, que se sitúa a unos 400 años-luz de distancia, en dirección a la Constelación de Tauro, y que es posiblemente el objeto más hermoso de su clase, y también el más conocido. Puede verse a simple vista, desde prácticamente cualquier lugar de la Tierra, a excepción de algunas bases científicas ubicadas en la Antártida. Su situación a sólo 5º de la eclíptica le hace protagonizar frecuentes conjunciones con diversos planetas que aparecen por allí, pero aún es más frecuente la presencia de la Luna en sus más de 110 minutos de grado de diámetro aparente.

La irrupción de Venus en su espacio aéreo (permítaseme la expresión) es un acontecimiento ciertamente inusual, aunque no insólito, pues tiene lugar cada ocho años. Viene a resultar que cinco órbitas venusianas alrededor del Sol coinciden con ocho de las terrestres, así es que pasado ese tiempo el llamado Lucero del Alba repite su posición con respecto a nuestra perspectiva, presentando la misma elongación y también la misma fase y su visita a Las Hermanas, ciclo que ya era conocido por la Astronomía maya. Las próximas conjunciones, en 2.020 y 2.028, serán aún más notables.

La efeméride se repite también en las mismas fechas, alrededor del día 3 de abril, como en esta ocasión, aunque desde el día anterior, 2 de abril, el acercamiento de Venus y M45 es ya muy notable, y lo será todavía más si se observa desde el continente americano, como se aprecia en el gráfico superior, de la revista estadounidense Astronomy, pues la diferencia horaria habrá dado tiempo a una mayor aproximación del planeta. Desde Cádiz, y en general desde toda Europa, el momento más apropiado será el anochecer del día 3, próximo martes, poco después de las 22:00, hora local, cuando la conjunción aún conservará más de 26º de altitud sobre el horizonte y la luz crepuscular haya desaparecido por completo, dando lugar a la noche total. Afortunadamente, la Luna estará en el sur, bastante lejos de nuestro escenario.

La localización del evento no ofrece dificultad alguna. Bastará con dirigir nuestra mirada hacia el oeste, y allí encontraremos el brillo delator de Venus, muy superior al de Júpiter, que además se situará mucho más bajo sobre el horizonte. El resto de los astros presentes en la zona son estrellas mucho más tenues que el de Venus. Si usted observa desde el Hemisferio Norte, podrá ver a la Constelación de Orión a su izquierda, con las populares Tres Marías (El Cinturón de Orión). La gigante anaranjada Aldebarán (Alpha Tauri) adopta una posición intermedia entre estas estrellas y la conjunción.

Desde el Hemisferio Sur, Orión y Las Tres Marías estarán mucho más altas que Venus y M45, en el noroeste. Aldebarán, como ocurre en el Hemisferio Boreal, también se interpone entre ambos. Júpiter estará más a la izquierda. En esta mitad austral del planeta conviene iniciar la observación mucho antes.

Pero enseguida nos encontraremos con un problema: El intenso brillo del planeta nos deslumbrará y hará imposible que se pueda ver al cúmulo. De todas formas, aunque Las Pléyades se distinguen a ojo desnudo, su notoriedad no es suficiente para disfrutar de ellas en plenitud sin ayuda óptica. Recurriremos, por tanto, a la ayuda de unos pequeños binoculares, que serán suficientes para distinguir a un buen número de estrellas. También, un pequeño telescopio será útil, pero cuidando de no aplicar demasiados aumentos, que disminuirán la amplitud del campo aparente abarcado, y no serán suficientes para ver a todo el cúmulo, junto con el planeta.

Éste aparecerá en cuarto menguante, pues en estos momentos se aproxima a nosotros, ofreciéndonos cada vez una parte menor de su superficie iluminada por el Sol. Hace unos días pude captarlo con poco más de la mitad, que ahora será mucho menor. Es recomendable usar filtros para su estudio. Los mejores serán los de densidad neutra, y todavía mejor, un filtro de polaridad enfrentada, también llamado de doble polarización. Aún así, el planeta aparecerá entre brumas, debido a la densa atmósfera que lo rodea.

¡Que tengan cielos despejados y una feliz observación!

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

Ir al Índice Temático.

Hay 18 respuestas para "Venus en las Pléyades"

Por nada del mundo me lo perderia, claro a menos que este nublado.. Saludos…

Desgraciadamente, aquí sí estuvo nublado. Ojalá usted tuviera más suerte, amigo Ángel, y haya podido observarlo. Un saludo afectuoso.

Gali, cuanto tenemos que aprender de todo lo que nos ofrece en sus trabajos, agradecida, saludos cordiales. Mila.

También yo le estoy agradecido a usted, mi querida Mila. Por diversas razones. Un saludo muy afectuoso.

Que articulo mas hermoso!!!!! Cada dia te superas amigo Galileo!!! No se por que pero intuia que ibas a escribir un articulo hablando de Venus y sus conjunciones.. vivo en Medellín (Colombia) y tuve la suerte de ver a ojo desnudo y en una noche muy clara a Júpiter y Venus tan cerca que al principio pense que eran luces en una montaña, obviamente me di cuenta que no era asi y gracias al Stellarium me di cuenta del fenómeno que estaba observando, fue realmente maravilloso!!! Ahora no quiero perderme por nada del mundo la conjunción Venus las Pléyades, sera que desde estas latitudes tendré un buen avistamiento? Un saludo bien grande y otra vez gracias por tan buenos reportajes «celestiales»

Muchas gracias, Alnitak. Fue una pena que la bitácora no estuviera operativa y poder así responder a tiempo a tu consulta, pero sí, comprobarías que desde tu país la conjunción era perfectamente visible. Espero que los cielos estuvieran despejados para ti, y pudieras disfrutar de ese espectáculo único. Saludos «celestiales» (jeje).

Muy bueno, lo comparto.
Buenos cielos a todos.

Muchas gracias, Anónimo. Cielos despejados.

Yo si tuve la dicha de observar este espectáculo, la semana pasada, sólo que la Luna opacaba el brillo de las Pléyades, pero aún así fue bonito, así mismo la conjunción de venus y Júpiter hace algunas semanas atrás también fue espectacular, Todo esto es Apasionante. Gracias Sr. Pepe, por todo su trabajo, siempre es excelente. Saludos a Ud. y a todos los que visitan la bitácora.

Es un placer, amigo Hedin. Lo malo ha sido que durante la conjunción la bitácora no ha funcionado, y ahora, que Venus ha seguido un camino y M45 otro, el artículo ya no tiene sentido. Pero me alegro mucho de que usted lo haya disfrutado. Muchas gracias y un saludo afectuoso.

..Hemos leído toda la información del artículo, como siempre es muy interesante, pero como podamos, a trozos ! y hemos visto toda la maravilla de Venus en las Pléyades además hemos vivido durante el mes de Marzo toda la escena de Venus, Júpiter y la Luna, con las tres Marias, nuestra constelación favorita todo era muy bonito.
sr. Galelio, Muchos saludos… Z3.. Tk.

He asistido impotente a todos esos problemas de la bitácora, poniéndome en contacto constante con el servidor (el sitio donde la tenemos alojada), pero sin poder solucionarlos. Hoy mismo hemos estado más de 10 horas fuera de servicio, es decir, que los problemas aún no se han resuelto del todo. Quizás próximamente cambiemos de «anfitrión», que es lo único que podemos hacer. Mis disculpas. Saludos afectuosos, querida Z3nna. Transmite también mis saludos al Sr. Tarek.

Amigo galileo, me alegro de q la bitacora esta ya operativa. la he echado mucho de menos. con referencia a venus en las pleyades yo tube la suerte de verla el miercoles santo, pq se despejo un momento el cielo y justo en ese momento estaba en el patio de mi casa intentando ver las estrellas, y tube la suerte de q se despeo el cielo y pude contemplarlo. me parecio espectacular y parecia q venus tiraba de las pleyades o al reves, q las pleyades se habian engancahdo en venus, el caso es q me encanto.
bueno espero q nuestra querida bitacora no tenga mas problemas y q pronto tengamos un nuevo articulo. muchos besos amigo gali

El martes nos lo perdimos, con el cielo todo lleno de nubes. Pero bueno, no nos podemos quejar, porque el espectáculo que ha ofrecido Venus ha sido incesante, con la Luna, con Júpiter y por último con las Pléyades.
Pues no, los problemas no terminan de arreglarse, y la bitácora está fallando aún, de vez en cuando. Habrá que tener paciencia. Muchos besos y recuerdos a mi compadre.

Cuando mire al cielo siempre estaré contigo ,profesor-amigo. Que los planetas te acompañen y que esta noche brillen para ti aun más que nunca…..

Grande maestro GALILEO, Julio como usted dijo la conjunción está con nosotros, Venus y Júpiter como dos ojos en el cielo, quizás los suyos, mirando a mi tierra argentina al este al amanecer. Se lo extrañará siempre. Saludos.

quiero comprar un telescopio, soy pricipiante en el asunto, recomiendeme uno. Gracias

..Hola, Alejandro.
Es muy buena idea comprar un Telescopio, por favor leer la recomendación del sr. Galileo, es la respuesta de tu pregunta.
( M7 el Cúmulo de Ptolomeo / comentario nº 8, buscar en Junio 2011 ). Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe

?
marcianito
250px-Galileo.arp.300pix