Siempre te recordaremos

 

M20, la Nebulosa Trífida

Publicado el 26 julio, 2011 por bitacoradegalileo

Aunque situada en una zona del cielo donde abundan los objetos de una belleza inusual, pocas veces tendremos ocasión de toparnos con uno con el delicioso aspecto de la Nebulosa Trífida, así llamada por sus tres líneas oscuras que la dividen en sendas porciones, ofreciéndonos un espectáculo de colores único en la noche. Es una jovencísima nube de polvo y gas surcada por regiones oscuras, pero que se ilumina por estrellas muy calientes, que son capaces de excitar al material que la circunda hasta ionizarlo; una región HII de formación estelar, jets o chorros de energía, glóbulos gaseosos en evaporación (los llamados EGGs), radiaciones y todo un reparto de fenómenos sorprendentes, a miles de años-luz de nuestra posición, en la más joven factoría de estrellas que conocemos.

La Constelación de Sagitario, donde se sitúa nuestro objeto, es una de las más destacadas de todo el cielo, pues es en este lugar donde ubicamos el centro galáctico, y por eso la Vía Láctea alcanza aquí su mayor densidad, y un buen número de objetos de cielo profundo se citan en una concentración de cúmulos y nebulosas sin parangón en ninguna otra zona del firmamento. Hasta 15 objetos pertenecientes al Catálogo Messier se apelotonan en Sagitario, como el cúmulo globular M22, conocido como Gran Cúmulo de Sagitario, la Nebulosa de la Laguna (M8) o la Nebulosa Omega (M17), junto a campos estelares y diversos cúmulos abiertos, entre los que citaré a M21 (en la fotografía junto a la Nebulosa Trífida) y M25.

El famoso asterismo de La Tetera, formado por sus ocho estrellas más notables, facilita su localización e identificación sin mayores problemas en el verano septentrional cuando efectúa su tránsito por el sur, inmediatamente después de la también notabilísima constelación de Escorpio.

Es en este escenario donde podremos asistir complacidos a la espectacular visión de M20, la Nebulosa Trífida, unos 8º al norte de Gamma Sagitarii (el pico de la Tetera), llamada Nasl, y muy cerca de la más brillante Nebulosa de la Laguna (M8).

Parece ser que fue el astrónomo francés Guillaume Le Gentil quien primero la avistó, pues tuvo forzosamente que observarla cuando descubrió en 1.747 la Nebulosa de la Laguna, M8, pero no la describió. Sí lo hizo, el 5 de junio de 1.764 Charles Messier, pero sólo observó el pequeño cúmulo de unas 45 estrellas, cerca del centro, sin hacer mención de la nebulosa:

«Amas d’étoiles, un peu au-dessus de l’Écliptique, entre l’arc du Sagittaire & le pied droit d’Ophiucus. Revue le 21 Mars 1781.» «Cúmulo de estrellas, un poco por encima de la Eclíptica, entre el arco de Sagitario y el pie derecho de Ophiuco. Revisada el 21 de Marzo de 1781.»

Fue William Herschel (el descubridor de Urano) quien anotó las bandas oscuras, diferenciando y catalogando cuatro objetos distintos dentro de la nebulosa. Su hijo John la bautizó como Trífida en sus observaciones desde el Cabo de Buena Esperanza.

No hay acuerdo respecto a la distancia que nos separa de M20, oscilando las fuentes consultadas entre 2.200 y 7.600 años-luz, aunque muchos aceptan la cifra de 5.000 años-luz como la más probable. Su magnitud aparente es de alrededor de +6.5.

La nebulosa de emisión muestra un color rojo, consecuencia de la excitación producida por el cúmulo de estrellas del centro, y está rodeada por otra de reflexión, de color azul, más notable en la región norte.

La estrella más caliente, en el centro, es una jovencísima gigante azul, de tipo espectral O5 u O6, y sólo unos 300.000 años de antigüedad, lo que convierte a la nebulosa en la más joven región de formación estelar entre todas las conocidas. Ésta es la principal excitatriz de la nebulosa, y es un sistema triple, cuyas componentes tienen magnitudes respectivas de +7.6, +10.7 y +8.7.

La radiación de las estrellas centrales es la causa de la formación de chorros de luz (jets) en las regiones más alejadas del centro, como el que aparece en la esquina inferior izquierda, y que vemos detallado en la siguiente fotografía captada por el Telescopio Espacial Hubble.

Esta región dista del centro unos 8 años-luz, que es la distancia aproximada entre el Sol y Sirio. El tamaño de la nebulosa puede compararse a la distancia que media entre nosotros y la estrella Vega. La formación de aspecto filamentoso que apunta hacia la esquina superior izquierda es una consecuencia de los vientos producidos al formarse las nuevas estrellas, en el cercano EGG, siglas inglesas para los Glóbulos Gaseosos en Evaporación, y que juegan con el doble sentido del significado de este término (egg = huevo), pues se trata de una incubadora de estrellas embrionarias. Chorros de materia expulsados por esta intensa actividad se aprecian en las inmediaciones, abandonando la región a muy altas temperaturas (superiores a las que se registran en la superficie de nuestro Sol).

En la actualidad, la formación de estrellas parece haber cesado en la zona central de la nebulosa, pero no en las regiones más alejadas. En el año 2.005, el Telescopio Espacial Spitzer, observando en el infrarrojo, detectó hasta 120 estrellas recién nacidas, amén de otras 30 en estado embrionario. Estas estrellas no aparecen en luz visible.

Visualmente, sin embargo, la Nebulosa Trífida no se muestra tan espectacular, ni mucho menos. Son necesarios cielos muy oscuros y suficiente abertura para poder discernir las bandas oscuras, aunque en fotografías de larga exposición se logrará con menos dificultad. Usando unos binoculares de mediana potencia, aparece como una mancha circular nubosa, pero sin más detalles. Con telescopios de 5 pulgadas en adelante, ya pueden apreciarse las distintas luminosidades que ofrece, y es con aparatos de 8 pulgadas cuando empieza a verse con mucho más detalle.

Como su declinación no es excesivamente austral (-23º), M20 puede verse desde la mayor parte de las zonas habitadas de nuestro planeta. No aparece en latitudes más allá de +67º, así es que en algunas regiones de Canadá y Norte de Europa nunca supera la línea del horizonte. Desde Estados Unidos y Europa Central se ve muy baja, y en cambio en el Hemisferio Sur aparece sin problemas, alcanzando el cénit ya en el Trópico de Capricornio. A partir de -67º es circumpolar sur, lo que quiere decir que nunca se esconde bajo el horizonte. Los mejores meses para su contemplación al anochecer son entre junio y octubre.

La proximidad de M8, la Nebulosa de la Laguna, permite obtener fotografías en las que se incluye ambos objetos, pero también a M21, el cúmulo abierto situado a sólo medio grado de distancia. Además, la Eclíptica (la órbita que describen todos los planetas) se localiza también a menos de un grado, así es que son frecuentes las apariciones por la región de diversos planetas.

Volver al principio del artículo.

Volver al principio de la bitácora.

Ir al Índice Temático.

Hay 15 respuestas para "M20, la Nebulosa Trífida"

Como es habitual, muy buen artículo, ameno, y con mucha información de interés. Me lo apunto para mi recopilación semanal. Un saludo.

Muchas gracias, Felipe. También le estoy agradecido por el tratamiento que da a la bitácora en su página. Es un honor y un privilegio. Recomendémosla a nuestros lectores:

Campos de estrellas

En esta interesante web, Felipe nos ofrece puntualmente diversos enlaces a la más actualizada información astronómica. Naturalmente, está incluida en mi lista de enlaces, ahí al lado justo encima de la fotografía de Galileo.
Un afectuoso saludo.

Amigo Galileo, me he quedado sin palabras, q articulo mas espectacular, parece q las fotos de la nebulos son pintadas, es increible q algo tan maravilloso y tan inmenso este ahi arriba contemplandonos, pero dejandonos ver se ella solo lo q le apetece. es como una bella dama q solo muestra su belleza a los q saben admirarla.
si te digo la verdad con tantas maravillas ahi arribas y tan desconocidas, me esta a empezando a dar de nuevo un poco de miedo el firmamento, pero ahora es otro tipo de miedo; q mas q miedo es respeto por tanta belleza y perfección. aunque el ser humano tenga la tecnologia mas avanzada y pueda hacer todo lo q se proponga, jamas seremos capaces de hacer algo q se compare con la perfección y la belleza del universo…besos y hasta nuestro proximo encuentro bitacoril. tambien quiero darle las gracias a Alvaro por poner su granito de arena para q nuestro bitacora luzca en todo su esplendor. y ya se q se dice astronomia…..jajjaj

Alguien dijo en cierta ocasión que la Naturaleza imita al arte, y aquí se ve, ¿verdad?. Ese sentimiento del que nos hablas creo que lo compartimos todos, y es una mezcla de admiración e incredulidad ante lo que nuestra imaginación no alcanza a comprender y nuestra inteligencia, limitada, se niega a aceptar. Es la inmensidad del Universo.
He transmitido a Álvaro tus palabras, y los dos te enviamos un saludo muy cariñoso. Un beso y hasta muy pronto.
P.S. jeje… ya no te equivocas de término.

Vaya!!! despues de un largo rato sin entrar a esta mi querida bitacora, me encuentro con tan facinante nebulosa. Impactante saber que con 300000 años de edad las estrellas son jovenes, claro a escala cosmica esto es precisamente muy poco tiempo.
Saludos amigo galileo.

Comparado con la edad que tiene el Sol, esos 300.000 años suponen algo así como 3 días en la vida de una persona.
Amigo Ángel, usted es siempre bienvenido. Venga cuando quiera y pueda, no se preocupe, que yo sé muy bien que es usted un miembro más de esta pequeña familia bitacoreña (Norma dixit).
Un saludo muy afectuoso.

La Nebulosa Trífida es mi preferida entre todas, sin menospreciar a las demás por supuesto, la forma y los colores la hacen única, aunque he leido que esos colores no son reales, ¿Qué hay de cierto? Muchas garcias Sr. galileo.

En efecto, en las fotografías de cielo profundo, especialmente nebulosas, es frecuente utilizar la llamada «paleta del Hubble», con la cual, con la ayuda de diferentes filtros, se colorean con el objeto de poner de manifiesto la presencia de diferentes elementos químicos. Pero en el caso que nos ocupa, la Nebulosa Trífida, sí nos ofrece esos colores rojo y azul, que son verdaderos.
Un cordial saludo.

Definitivamente me encanta esta pag. de La Bitacora de Galileo y los felicito sinceramente por su presentacion, las fotografias son hermosas y hasta increibles, la informacion y orientacion para localizar estos objetos en el cielo son realmente faciles de seguir aun para los incipientes aficionados como es mi caso, lo cual motiva a observar y conocer mas, felicidades y gracias por instruirnos de tan agradable manera

Gracias de nuevo, Rodolfo. Me satisfacen y me llenan de orgullo esas palabras tan amables que me dedica.
Que tenga cielos despejados y una feliz observación. Saludos cordiales.

Estoy haciendo mis observaciones con un Meade de 12″, pero para nada se logra ver un definicion del objeto como el que se muestra en estas fotografias, algun recomendacion para mejorar la observacion?. estoy usando un ocular de 26 mmm, pero voy a probar con 16 y 8 mmm.-

Sí, ya se lo advierto en el artículo: M20 es decepcionante en visual, y sólo obtendrá mayor detalle en fotografías de larga exposición. La apertura de su telescopio es adecuada, y también la focal de sus oculares, pero la observación de la Trífida no da para mucho más. Haga fotografías, es lo único que le puedo aconsejar. Saludos.

..Toda una poderosa espectacular nebulosa, una gran belleza en el oscuro Universo, tal como nos domuestran las imagenes tan bonitas,
y nos explica la información. Un gran saludo.

En efecto, una de las nebulosas más hermosas de todo el cielo. Muchas gracias y un saludo.

Con el gusto de saludarlos y de agradecer la oportunidad de poder recibir información de las diferentes nebulosas del Universo.
Reciban un fuerte abrazo y feliz tarde.
Gustavo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe

?
marcianito
250px-Galileo.arp.300pix